Home » Cristianismo en América » Reseña: “Gabriela Mistral. Pasión de enseñar (pensamiento pedagógico)”.

Reseña: “Gabriela Mistral. Pasión de enseñar (pensamiento pedagógico)”.

Cristián Warnken y Ernesto Pfeiffer (Editores.) (2017).

Gabriela Mistral. Pasión de enseñar (pensamiento pedagógico).

Valparaíso, Chile: Editorial UV de la Universidad de Valparaíso, 329 páginas.

 

La Editorial UV de la Universidad de Valparaíso ha publicado hace pocos meses  el libro “Gabriela Mistral. Pasión de enseñar (pensamiento pedagógico)”. A lo largo de sus 329 páginas se presentan poemas, escritos íntimos, discursos y textos de análisis que hacen exclusiva referencia al pensamiento pedagógico de la poeta.

En el primer apartado, denominado “Poética de la educación”, el lector es introducido en  las primeras ideas pedagógicas de Mistral, reflexiones notoriamente influidas por  los nuevos paradigmas pedagógicos de la época. La poeta se posiciona como defensora de una educación apegada a las necesidades del infante y al desarrollo de su propia autonomía. Al mismo tiempo, reivindica la educación entendida como arte y la práctica pedagógica como un ejercicio de amor, de espiritualidad y divinidad. En definitiva, se resume lo que ella entendía por la enseñanza concebida como “una de las más altas poesías”. Los textos recopilados en esta sección, también hacen patente las ideas que la autora tuvo sobre el rol que debe jugar el maestro en el proceso educativo, el que debía basarse en la importancia de despertar la curiosidad y las ansias de aprender de los educandos. En este sentido, Mistral dio énfasis a la alfabetización y la lectura, en tanto herramientas imprescindibles para el aprendizaje. En el capítulo, la autora comprende la enseñanza como un acto cotidiano y transversal, que trasciende las fronteras del colegio: “Enseñar siempre; en el patio y en la calle como en la sala de clases”.

En el segundo capítulo del libro “Visión rural y humanista”,  encontramos los textos en que Gabriela caracteriza su infancia rural, destacando dos elementos que se constatan en esta área: por un lado, la falta de materiales educativos y las malas condiciones existentes, por otro, el aprecio a la naturaleza y a las actividades campesinas. La autora describe la precariedad con que trabaja el maestro rural y denuncia el desinterés de la clase dominante. Con todo, su análisis la lleva a ser una gran propulsora de las escuelas al aire libre, el desarrollo de los oficios, la enseñanza agrícola y humanista.

La tercera sección,“Íntima”, reúne textos que relatan las problemáticas por las que tuvo que pasar en su larga carrera de educadora: sus infructuosos intentos por estudiar para ser maestra, la difícil tarea de ejercer sin un título, la importancia que su hermana tuvo para definir su futuro oficio pedagógico, el claro empeño de la poeta por lograr la alfabetización de las clases populares y su claro posicionamiento como defensora de la educación pública.

El último apartado, “Experiencias pedagógicas”, reúne los textos derivados del trabajo de Mistral como educadora. De igual forma, se presentan discursos de la poeta refiriéndose a distintas  experiencias en el mundo,  y de la importancia que tienen diversos autores, como Decroly y Montessori, en la formación de su propio pensamiento pedagógico. Se presentan, también, con una mayor extensión y profundización, las ideas y experiencias derivadas de su estadía en México, período en que estuvo apoyando la reforma educacional de Vasconcelos. Dicha etapa es relevante, pues consolidó las ideas de Mistral respecto a la importancia de la educación práctica y de una enseñanza en contacto con la naturaleza. De la misma forma, se encuentran textos que relatan su experiencia en las “escuelas ambulantes” y el proceso de acelerada alfabetización en los campos mexicanos.

Como epílogo, se presentan los “Testimonios sobre Gabriela Mistral”, un compendio de artículos redactados por intelectuales que, al igual que Mistral,  son maestros y escritores. Entre ellos, destacan los trabajos de Rosabetty Muñoz, Patricio Felmer, Ana María Maza, Angélica Edwards y Floridor Pérez.

Finalmente, resulta apropiado señalar que el libro que aquí se comentó, representa una rica fuente para el análisis histórico, en la medida que la visión de Gabriela Mistral es inseparable de su contexto temporal y, por ende, de  las reflexiones de los actores educativos de su tiempo, quienes cuestionaron la educación tradicional y abogaron por cambios en los paradigmas pedagógicos existentes. Por otra parte, nos muestra a una Mistral política, que denuncia las dolencias de la educación chilena y la precariedad e indiferencia con que se trata al profesorado, al mismo tiempo que defiende el ideal de la educación pública, democrática e igualitaria.

En tiempos en que la institución escolar está siendo cuestionada, y hay poca claridad sobre los objetivos que debe tener la educación, los contenidos a abordar y la forma en que estos deben ser enseñados, conviene releer el pensamiento pedagógico mistraliano, pues nos invita a reflexionar sobre las transformaciones educativas que necesitamos, dentro y fuera del aula.

 

Amanda Barría Cárdenas

Profesora de Historia y Ciencias Sociales, Universidad de Valparaíso

Investigadora asociada a Centro de Educación y Cultura Americana

amanda@cecamericana.cl