Home » Actividades » Investigador CECA participa en Simposio “Historia y Universidad: Análisis y reflexiones sobre la importancia actual de la Historia en el Chile de comienzos de siglo XXI”

Investigador CECA participa en Simposio “Historia y Universidad: Análisis y reflexiones sobre la importancia actual de la Historia en el Chile de comienzos de siglo XXI”

El día jueves 4 del mes de octubre, se realizó en dependencias de la Pontifica Universidad Católica de Valparaíso PUCV, el Simposio titulado “Historia y Universidad: Análisis y reflexiones sobre la importancia actual de la Historia en el Chile de comienzos de siglo XXI”, instancia de discusión y análisis entre historiadores de distintos departamentos de Historia del país sobre la relación Historia/Universidad, más allá de asuntos histórico-metodológicos y/o didácticos, sino que en la discusión desarrollada en torno a la Historia como problema hoy.

En la oportunidad, el investigador asociado al Centro Educación y Cultura Americana CECA, Pablo Guerrero O., expuso junto a los profesores Eduardo Cavieres F., Premio Nacional de Historia 2008; Nelson Vásquez, Vice Rector Académico de Humanidades de la PUCV; Jaime Vito (PUCV); Ulises Cárcamo (U. de Chile); Mauricio Jara (UPLA); Gonzalo Serrano (UAI); Christian Leal (UBB) y Fernando Venegas (U. de Concepción).

Tras cuatro horas de debate, presentaciones y ronda de preguntas, se pudo concluir que desde tiempos inmemoriales la mirada que los seres humanos tienen sobre su propia Historia ha estado condicionada por crisis de todo tipo; crisis sociales, políticas, valóricas, culturales e institucionales. Desde esa perspectiva la construcción de la Memoria en el saber tradicional y las visiones de la Historia se han entrelazado mutuamente, llegándose a confundir y simultáneamente, en ciertas coyunturas, a diferenciarse, lo que nos ha llevado a pensar que si bien Historia y Memoria al menos en sus mecanismos de funcionamiento no son lo mismo, ambas permiten visualizar la praxis del acaecer humano, asignándole atributos, valoraciones y en el mejor de los casos incorporando el aprendizaje de la experiencia que viene de antes de nuestra propia experiencia y que se proyectará durante y después de la misma. En el presente, nos preocupa dilucidar el papel que le cabe particularmente a las visiones de la Historia en la experiencia vital que los seres humanos tienen con el tiempo y con el espacio, experiencia signada fuertemente, hoy por hoy, por el imperio de la inmediatez y acechada de un modo cada vez más permanente por significados y significaciones que empujan a la Historia a jibarizarse en el estrecho espacio-tiempo del instante fugaz del presente, ahorquillada por el imperativo del hiperrealismo. En la medida que la Historia también se enseña en la Universidad, nuestro interés actual pasa por pensar no sólo la relación entre la Historia y la Sociedad, sino también por el papel que le cabe a la propia Universidad en la comprensión de esa compleja y fundamental experiencia que es la de los seres humanos con su propia Historia o, en otras palabras, con su propia vida.

Desde esta reflexión inicial, se espera continuar trabajando en la discusión y reflexión acerca del papel que juega la Historia en el Chile actual, la función social de la misma y las posibilidades e imposibilidades de desarrollo institucional que para la difusión de la Historia se visualizan en las actuales circunstancias del país. Desde que el cultivo de la Historia ha llegado a la Universidad y se ha instalado en las facultades de humanidades, filosofía o de ciencias sociales, ha ido cumpliendo tareas curriculares, de formación intelectual y científicas que no sólo se definen desde dentro de la disciplina historiográfica en términos metodológicos y teóricos, condicionadas por las épocas y por los cambios epocales, sino también condicionadas por las necesidades académicas que las Universidades tienen y con ello las necesidades que tiene la Sociedad, los gobiernos y el Estado. Sin duda alguna y desde la perspectiva de la propia historiografía, el quehacer de la disciplina no es ajeno al mundo y a la Historia y evidentemente opera en ésta y forma parte de la complejidad de la misma. Asumiendo que la necesidad de redefinición permanente de sus objetivos, de las funciones y de nuestra identidad disciplinaria ha sido en la Historia más o menos recurrente, nos interesa asumir en el permanente caminar del conocimiento una posición no sólo pasiva y reactiva sino también propositiva para pensar la singularidad del problema de la Historia y sus aportes al esclarecimiento de la pregunta ¿En qué consiste el mundo y la Historia humana hoy? Y por qué no ¿Cuál es el sentido de la Historia y hacia donde deseamos dirigir nuestros pasos?

Estas interrogantes tienen el propósito de servir de marco general al desarrollo de una discusión enriquecedora y que se encuentra totalmente vigente y abierta a todos quienes se interesen y sientan apasionados por la Historia.